Cómo alcanzar paz interior y tener una vida en abundancia.

Paz y libertad

 

Hoy día son muy pocas las personas que disfrutan de una vida tranquila con paz interior y  abundancia . Muchas viven en zonas donde las guerras, los disturbios políticos, la violencia racial y el terrorismo son pan de cada día.

En otros lugares como las grandes ciudades (Soy de Bogotá), lo que trastorna la tranquilidad son los delitos, el irrespeto, la soberbia, las actitudes hostiles de compañeros del trabajo o vecinos. Y para ser honestos debemos de ser conscientes de una manera u otra aportamos en gran cantidad al caos que se vive a diario.

Además, es muy común ver que muchos hogares, en lugar de ser terrenos de paz interior, son verdaderos y crueles campos de batalla.

Entonces desde nuestra interior crece la necesidad de buscar paz interior y recurrimos a seminarios de meditación, yoga, además de reflexionar en la religión y no esta de mas  seguir todo consejo que pretende entregarte la tan anhelada paz interior.

Otros creen poder encontrar tranquilidad en la naturaleza, por lo que deciden pasar sus vacaciones en centros especializados de relajación. Lugares paradisiacos con piscinas geniales.

Sin embargo, muchos de ellos no tardan en darse cuenta de que la paz que han encontrado es solamente pasajera.

 

Cómo conseguir paz interior

Ahora, permíteme hablar de la paz de Dios, que se consigue conociéndolo mejor y cumpliendo tu propósito personal. De este modo tendrás una vida más feliz y tranquila.

Debemos entender que no somos perfectos y que es imposible ser los mejores en todo. Es hora de soltar esa ridícula idea, ¿para qué perder horas de sueño tratando de sobresalir? Así mismo, tampoco esperemos perfección de las personas con quienes tratamos.

Tolera y PERDONA continuamente es el mejor antídoto para tu PAZ INTERIOR.

Primero perdónate a ti mismo, debes darte la oportunidad de comenzar de nuevo de este modo te será más fácil perdonar a los demás. Cristo incluso menciona el perdón de Dios hacia nosotros y de nosotros a los demás, en el Padre Nuestro. (Mateo 6:12-15)

Como resultado, mantendremos la calma cuando alguien haga algo que nos moleste. Es interesante que la palabra griega que se traduce como “razonables” también se traduce “dispuestos a ceder”. Si somos flexibles y cedemos en cuestiones de preferencia personal, evitaremos entrar en polémicas, que lo único que hacen es perturbar nuestra paz y la de los demás.

En efecto, todos podemos sentir paz interior, pues Él Señor se la da a quienes lo buscan y siguen su guía.

Pero, debemos procurar conocerlo más, se consigue hablando con Él y meditando en su Palabra. Y aunque seguir una vida con buenos hábitos no siempre es fácil, el esfuerzo vale la pena completamente.  Si así lo hacemos, “el Dios de la paz estará con nosotros” (Filipenses 4:9).

Entonces, ¿dónde podemos hallar verdadera paz?

La Biblia indica que esta proviene de nuestro Creador, pues lo llama “el Dios que da paz” (Romanos 15:33).

“La paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús”.

Como esta paz proviene de Dios, nadie la puede alcanzar por sí mismo meditando o tratando de mejorar su personalidad. Además, es tan poderosa que “supera a todo pensamiento”. En otras palabras, se impone sobre nuestros temores e inquietudes, que muchas veces se deben a una visión limitada o errónea de las situaciones.

Incluso cuando no vemos la salida a nuestros problemas, la paz de Dios puede darnos tranquilidad, pues tenemos plena confianza de sus promesas de que pronto pasaran todas nuestras dificultades. (Filipenses, capítulo 4, versículos 4 a 13)

Claro, el ÚNICO que puede brindarnos una paz como esta es Dios, pues para él, “todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27).

Testimonio Real

Además, la fe y confianza que tenemos en Dios evitará que nos preocupemos en exceso. Piense, por ejemplo, en un niño que está perdido en el supermercado. Como confía en que su papá lo va a buscar, no se desespera.

Sabe que cuando lo encuentre, lo tomará en sus brazos, y todo volverá a la normalidad. Igualmente, nosotros tampoco nos desesperamos, pues sabemos que siempre podremos contar con la protección y el cuidado amoroso de Él Señor.

Incontables son los testimonios de  la paz de Dios en mi vida, sobre todo en situaciones muy difíciles.

Ese fue el caso de mi amiga Claudia, quien sufrió un aborto inesperado de su muy anhelada hija. Ella nos cuenta: “Me resulta muy difícil expresar mis sentimientos y siempre trato de dar la impresión de que todo está bien.

Pero tengo que admitir que perder a mi bebé fue un golpe terrible. Casi todos los días le abría mi corazón a Él Señor suplicándole ayuda. Y he visto la respuesta a mis oraciones, pues cuando creía que ya no podría soportarlo más, entonces me invadía una gran paz que me hacía sentir segura y tranquila”.

Mira los vídeos de Educación Financiera en nuestro canal de YouTube  Marketing para  No Expertos.

Protege el corazón y la mente

Vida y paz Interior

Una gran mayoría de personas  piensa que para alcanzar la paz interior es necesario tener bastante dinero. Por eso, siguen las recomendaciones de los expertos o gurús en finanzas, algunos invierten parte de sus ahorros en el mercado de valores, activos pasivos, bitcoin, finca raíz, etc.

¿Se sienten más tranquilos y seguros cuando han gastado o invertido sus ahorros? No siempre, pues muchos viven pendientes de los cambios en el precio de las acciones que, si subió o bajo su inversión, para saber si les conviene vender o comprar o reinvertir. Y a esto se suma la angustia que sufren cada vez que hay una caída de los precios de sus inversiones.

Mi consejo personal, primero edúcate y haz las cosas bien desde el principio, no tomes decisiones a la ligera.

Aunque Dios obviamente no condena que invirtamos nuestro dinero, sí nos da esta advertencia: “Un simple amador de la plata no estará satisfecho con plata, ni ningún amador de la riqueza con los ingresos. Esto también es vanidad. Dulce es el sueño del que rinde servicio, sin importar que sea poco o mucho lo que coma; pero la abundancia que pertenece al rico no le permite dormir” (Eclesiastés 5:10, 12).

Querido lector(a) he comprendido que solo disfrutaremos completamente de la vida cuando Cristo gobierna en nuestras vidas, no llevamos una vida frenética y desesperada como mucha gente (1 Timoteo 6:19). Nada de esto impide que hoy tengamos problemas, es claro, sin duda alguna, pero me encanta saber que Dios siempre cuida de nosotros, su gran tesoro.

 

¡Felicitaciones, llegaste al final del articulo! te invito a que leas el siguiente sobre Experiencias y sus beneficios.

Además puedes leer sobre ¿Te Gustan los descuentos?

Bendecido día.

Inscríbete en nuestra Lista de Deseos y recibe GRATIS consejos para nuevos negocios.  

Cortesía y créditos:

https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp/2009485

Imágenes: wallpaperflare.com

Mira el vídeo y suscríbete al canal

Reproducir vídeo

Paz Interior

Traducción »